La cara oculta de la luna.

En esta entrada incluyo un par de trabajos que hicimos en clase, ambos relacionados con el tema de la salud. Obviamente, a lo largo de todas estas clases he llenado una buena carpeta con los ejercicios que hemos ido haciendo, pero sinceramente solo puedo destacar estos dos como dignos de ser vistos por más ojos que los míos -y los de Arantza-.

 

mono
Ejercicio en el que explico en forma de pasos como sufrí la Mononucleosis.

 

img_20161125_001421

img_20161125_001518
Adaptación del refrán “Buena estatura es media hermosura” con unas pastillas ‘hot’ para sentirte lo más guapo de tu barrio.

Caution: nueva señalización vigente.

img_20161215_173808
Hip! Careful! Borrachos Ahead!

Esta señal, siempre acompañada de un buen foco de luz, ya que su función tiene más vida en la noche y a altas horas de la madrugada. Es una llamada de atención a los usuarios ebrios (conductores se espera de corazón que no), pero tanto para copilotos distraídos, o transeúntes que no saben ni por dónde caminan a esas horas de la noche ni en qué circunstancias.

img_20161217_172809
Tú lo que estás viendo son cerdos volando

Atención: riesgo de ver cerdos volando desde los riscos. No hay peligro de que los cerdos o conductores sufran algún tipo de daño. Pero siempre es interesante ver cerdos volar. Por si tienes que hacer alguna llamada y recordarle algo a alguien (por aquello de cuando los cerdos vuelen…). De nada.


Lo de las manualidades, es un caso de culoinquietismo (sé perfectamente que puedo parecer todo lo contrario). Cuando me vienen las ideas, me vienen sin filtro, y tengo que ponerme a hacerlas todas y casi a la vez para no dejarlas morir en la cabeza, lo que resulta en trabajos precipitados y mucho, muchísimo desorden. Estamos trabajando en ello.

Análisis

Todos los proyectos de mis compañeros, tanto de mi grupo como del otro, estaban muy logrados, cada uno a su estilo. Las historias, las técnicas, la forma de abordarlo, el sentido del humor de cada uno… todos eran diferentes, pero todos tenían su punto. Es una experiencia muy enriquecedora ver como trabajan y resuelven problemas tus compañeros y después ver los resultados finales, nuestros bebés, compartir experiencias, trucos y referencias, aprendes de todo.

 

fb_img_1477144224547
Fotografía de René Maltête

Dirty Fiction

Para nuestro proyecto de libro acordeón, antes saber si quiera de qué iba el proyecto, hicimos una lluvia de ideas sobre películas clásicas. De ahí surgieron filmes como ‘Avatar’, ‘Cazafantasmas’, ‘La naranja mecánica’, ‘El Club de la Lucha’ y ‘Pulp Fiction’, que yo recuerde. Las dos últimas fueron las más votadas. El primer ejercicio consistía en escribir un pequeño guión, introduciéndonos a nosotros mismos en escenas de una de esas películas.

Escogí Pulp Fiction, una de mis películas favoritas (que tengo miles), por lo que no me costó imaginarme las escenas con claridad en el momento. Mi personaje sería la hija del Señor Lobo, y rondaría por la casa cuando los protagonistas llegan todos ensangrentados -evitaré spoilers-. El personaje trabaja de camarera en el Hawthorne Grill, el restaurante-café que sale al principio de la película, Vince y Jules me harán el favor de llevarme a trabajar.

Después de esta primera toma de contacto con el proyecto, se nos aclaró para qué era este guión; crear un libro acordeón (por un lado una historieta cómica, y por otra trágica). La trágica ya estaba lista, no cambié ni un ápice del guión, solo tenía que plasmar las escenas que tenía en mi cabeza en 8 viñetas.

En un momento de epifanía, me vino a la mente hacer un troquelado de una pistola, que por un lado de la historia apuntara en una dirección, y por otro en otra, y en cartulinas de diferentes colores (Rojo y Negro, que además de intentar combinar con el ambiente de las viñetas de cada historia, son colores icónicos de Pulp Fiction).

Para el lado cómico, me basé en una historia que implicara una pistola, pero que tuviera un final feliz o divertido. Así que ambiente un concurso de disparos en otro restaurante en el que también mi personaje fuera camarera, para darle un paralelismo a ambas historias sin que resultara monótono. Situé la historia en el Jack Slim Rabbit’s, el restaurante donde ocurre la famosa escena de baile de Uma Thurman y John Travolta. Utilicé a los que anuncian el concurso de baile para anunciarme como ganadora del concurso, y los personajes de Mia Wallace y Vince Vega hacen un “cameo” en alguna viñeta, en lo que mi personaje avanza a por el premio, que la espera en el final del libro -unos jugosos 100.000 euritos-.

En este proyecto utilicé un formato apaisado, ya que me parecía lo más adecuado para ambientar una película, y con bandas negras de cartulina arriba y abajo de cada viñeta para acentuar este efecto. Combiné lustraciones con acuarela y rotuladores de alcohol (que traspasaron el papel en un primer momento, lo que me obligó a pegar ambas tiras) con otras técnicas, como un pop-up haciendo del cartel del concurso de disparos, o collage, pegando fotografías de billetes de euro, ilustraciones en algunas paredes, o confeti, para dar más dinamismo y acción a algunas viñetas.

Tanta idea y tanta técnica junta terminaron resultando en mi contra. Con una mejor planificación y más tiempo, habría resultado un final más limpio, pero me sirve de lección para planificar mis ideas antes de volcarme en ello como una loca: aunque he de decir que estoy contenta con mi trabajo, y resultó como yo esperaba de principio a fin.

(en algún momento editaré la entrada para meter una imagen del libro acabado, se me olvidó hacerle una foto)

Libr(o)arte.

He de decir que debería escuchar más a menudo, o por lo menos apuntar (que a veces juro que lo hago, pero se me suele olvidar leer lo que apunto) la cantidad de artistas de referencia que nos dice Arantza. Que parece que dice así, nombres aleatorios al aire, a ver quién los caza y se queda con ellos, pero que en realidad tienen mucho que ver con lo que estamos trabajando. Somos unos ingenuos.

Sobre el libro-arte, qué decir. Más que un libro en sí, es una obra de arte andante, que por supuesto cuenta una historia, incluso miles y de mil maneras, siempre más que con palabras. Las herramientas que cada autor utiliza para contar su historia en un libro-arte son de lo más variopintas: ilustración, grabados, jugando con el texto, con los colores, las texturas, olores… En esta página podéis ver un recorrido histórico sobre el libro de artista, y un intento de clasificar algo tan loco y personal como son estas obras.

A nosotros se nos encargó un libro acordeón, un tipo de libro-arte. Uno de los pioneros en este tipo de libros fue Edward Ruscha, con este libro acordeón (del que adjunto imagen).

429-2008-a-bbbs
Libro acordeón “Every building on the Sunset Strip” por Eduard Ruscha (1966)

 

Innovando ando.

Saber de lo que va esta asignatura creo que es muy complicado, y creo que todos mis compañeros estarán de acuerdo conmigo cuando digo que a día de hoy, seguimos sin saberlo. Pero oye, seguramente sea ese desconocimiento lo que nos empuje a aparecer por clase esas dos últimas horas de los martes y viernes, -matadoras-, esa curiosidad mata-gatos, y la cestita llena de Sugus, que también ayuda.

Una definición de Innovación, la primera que encuentras tras hacer una búsqueda en Google, como así te fuera a aclarar algo, dice así: “Innovación es un cambio que añade novedades”. Así, sin más. Le rodean por la página conceptos como propuestas, inventos, y una estrecha relación a la economía, a innovar para el mercado económico. Leí también una definición que era algo así como: “La innovación es invención + comercialización; convertir las ideas en un nuevo valor.”

fb_img_1478018578418
‘Life in her Beautiful Box’. Ilustración de Julia Yellow.

 

Pero yo buscaba otra cosa. Algo como esos acertijos que hacíamos en clase. El pensamiento lateral, las técnicas de creatividad locas, la asociación de ideas, crear cosas únicas y que tengan algún tipo de sentido o valor, estético o funcional, porque conseguir ambas características parece tarea de semidioses.

Yo me dedicaré a comer Sugus, quizá ahí esté la clave de la Innovación.

screenshot_2016-10-16-17-57-56
Perfecto ejemplo de una persona innovadora y con pensamiento lateral.

 

 

Autobienvenida

Haber entrado en la Escuela de Arte de Avilés fue un gran logro para mí. Si bien siempre, desde pequeñita, me he decantado por las ramas más artísticas y creativas, nunca pensé que podría dedicarme a ello, tanto por mis inseguridades como por el poco reconocimiento que creía que tenía en este país el arte o el diseño.


Había oído cosas muy positivas sobre la ESAPA, y pensé que podrían darme la oportunidad y las herramientas para materializar todo lo que hay en mi cabeza, guiarme y orientarme.

La clase de Innovación me dejó un poco descolocada, no sabía muy bien a qué me enfrentaba. Aunque creo que sigo sin saberlo. En la primera clase, nos mandaron dibujar un pequeño cómic para presentarnos a nuestros compañeros: de dónde veníamos, cómo eramos, y por qué acabamos en la ESAPA. Mis compañeros son lo que me cabía esperar y más, gente muy distinta entre sí, que viene de estudios muy diferentes y con muchas cosas que aportar, son toda una fuente de inspiración para mi (además de unos amores de personas).

Las viñetas sobre mi llegada a la escuela -con calidad terrible- que presenté el primer día.